miércoles, noviembre 08, 2006

La Vuelta al Mundo en 80 Días

*De nuevo la portada no es la misma que la edición que tengo en casa. Algo lógico puesto que he sido incapaz de encontrar la portada de mi edición, bastante antigua, y que me compré de segunda mano y a un precio irrisorio.

Phileas Fogg es un gentlman inglés de pura cepa. No se altera con nada, tiene una vida monótona y perfectamente controlada al minuto; de hecho, acaba de despedir a su último criado por no haber respetado sus horarios. Ahora ha contratado a un nuevo criado, el francés Passepartout, quien busca a un amo tranquilo y parece haber tenido suerte con Fogg. Pero Passepartout no se imagina que, el mismo día que entra a trabajar para su nuevo amo, éste ha aceptado una curiosa apuesta: dar la vuelta al mundo en 80 días. Los amigos de Fogg del Reform Club opinan que es imposible tal hazaña dados todos los imprevistos que pueden acontecer en un viaje de tal calibre, pero Fogg, impasible, no duda en apostar 20000 libras y comienza el viaje ese mismo día.

Desde luego, no será un viaje fácil, no sólo por la dificultad intrínseca del viaje sino porque Fogg tendrá que viajar con un policía pegado a los talones, quien está convencido de que Fogg es un ladrón que ha robado una importante suma del banco de Inglaterra.

Adoro a Verne. Hoy día estos relatos se hacen lejanos puesto que con la tecnología actual todas estas aventuras ya no se viven, pero el encanto que tienen los relatos de Verne es indudable.

En La Vuelta al Mundo en 80 Días Verne sigue desarrollando su pasión por los viajes, aunque curiosamente el protagonista, Fogg, no podría ser menos aventurero, ya que lo único que le importa es cumplir con su itinerario. Como todos los libros de Verne éste cuenta una historia muy entretenida, llena de aventuras y de imprevistos, en el que gracias al autor podemos desplazarnos a un montón de países diferentes sin salir de casa. ¿No es ése el mayor encanto de los libros?

Este libro está lleno de descripciones que a veces ralentizan un poco el ritmo del libro, pero en general es una novela muy amena que se lee muy bien. Los personajes son un tanto planos (quitando a Passepartout y alguno más) pero como no son el gran peso del libro no es algo que importe excesivamente. Además, eso no les quita encanto. Mistress Aouda es bastante plana, pero a mí me cae de maravilla, por ejemplo.

Además, el final es precioso.

Nota: 7'5

2 comentarios:

eter dijo...

je, ten encuenta que la "complejidad" de los personajes es un invento de este ultimo medio siglo literario, antes era casi inexistente.

Me encanta este libro, aunque mi favorito sigue siendo "20000 leguas de viaje submarino"

Hide-fan dijo...

Jeje, sip, supongo que nos han malacostumbrado y ahora se hace raro leer libros en lo que no se da importancia a eso.

Buf, a mí me quedan muchos de Verne por leer todavía, pero de momento creo que el que más me ha gustado has sido "Viaje al Centro de la Tierra".