miércoles, junio 20, 2018

Into the water

Después de fascinar a medio mundo con La Chica del Tren, la escritora Paula Hawkins tenía un difícil reto por delante: causar la misma buena impresión con sus segundo libro. Into the Water, o Escrito en el Agua, se publicó en 2017, y de nuevo la autora nos presenta un misterio contado a través de diferentes voces.

Jules vuelve al pueblo de su infancia, del que guarda muy malos recuerdos, tras la muerte de su hermana mayor Nel para cuidar de la hija adolescente de esta, Lena. Nel le había dejado un mensaje unos días atrás diciéndole que necesitaba hablar urgentemente con ella, pero Jules, que llevaba años sin hablarse con ella, no le devolvió la llamada. La muerte de Nel es todo un misterio: estaba obsesionada con una parte del río que atraviesa su pueblo a la que apodan la piscina, en la que durante generaciones varias mujeres han muerto en extrañas circunstancias. Nel apareció muerta allí poco después de que que se quitara la vida una chica joven, la mejor amiga de Lena. Todo parece indicar que se trata una vez más de un suicidio, pero con todos los secretos que guardan todos los allegados y enemigos de Nel, el asunto puede ser mucho más complicado de lo que parece.

La Chica del Tren me gustó solo a medias, así que no tenía muy claro que Into the Water fuera a convencerme más. Precisamente con el primero decía que me había decepcionado porque lo encontré muy simple y previsible y que me hubiera gustado que fuera más parecido a lo que escribe Gillian Flynn. Leyendo este libro me acordé muchas veces de Sharp Objects, porque tienen un aura muy similar, así que en ese sentido creo que Hawkins ya escribe un tipo de misterio que se parece mucho más a lo que suelo disfrutar en este género.

En esta ocasión en vez de tener tres puntos de vista los capítulos están narrados a través de los ojos de todos los implicados (que son unos diez, si no recuerdo mal). Casi todos ellos ocultan cosas relacionadas tanto con la muerte de Nel como con la de Katie, y los que no tienen sus propios secretos, por lo que es muy entretenido ir descubriendo qué se calla cada uno y qué relación guarda con el misterio global. La intriga está muy bien hilada, así como la forma en la que todo se relaciona con ese lugar del río, que tiene una presencia muy poderosa durante toda la novela. Sí que es cierto que hay muchos detalles que recordar y hay que prestar mucha atención para no perderse, yo tuve que volver atrás varias veces de hecho, pero en general creo que lo de los múltiples povs es un formato bastante estándar del género. Lo que no me acaba de convencer es que algunos personajes narren en primera persona y otros en tercera.

También creo que Hawkins hace mucho mejor trabajo con sus personajes esta vez, resultando estos mucho más complejos e interesantes y bastante más coherentes en sus motivaciones. Me gustó muchísimo cómo se desarrolla la relación entre Jules y Nel (sobre todo cuando Jules se da cuenta de que la ha juzgado mal al respecto de lo que le pasó de niña), también disfruté un montón todos los capítulos de Lena y la resolución de la historia de Katie.

Los giros no son terriblemente sorprendentes, muchos de ellos se ven venir, pero la historia es tan rica en contenido y el misterio que rodea al río y al pueblo tan fascinante que no puedo por menos que alegrarme de haberle dado otra oportunidad a la autora. Se nota que ha crecido como escritora porque su prosa es absolutamente fantástica, así que creo que su siguiente trabajo lo cogeré con muchas ganas.

Nota: 4/5

sábado, junio 16, 2018

El único recuerdo de Flora Banks

Cuando tenía diez años, a Flora Banks le detectaron un tumor en el cerebro. Desde que se lo extirparon que Flora sufre amnesia anterógrada, es decir, solo es capaz de retener recuerdos en su memoria posteriores a su operación durante un par o tres de horas, después se esfuman. Ahora Flora tiene diecisiete años, y tras besar a un chico en la playa, descubre que ha sido capaz de retener ese recuerdo. Con la esperanza de conseguir curar a su cerebro, Flora decide ir en busca de ese chico hasta casi el fin del mundo.

El único recuerdo de Flora Banks es el primer libro juvenil de Emily Barr, una periodista que escribió su primera novela mientras viajaba de mochilera por todo el mundo durante un año (life goals). Su amor por la aventura y los viajes también está presente en este título, que en un primer momento nos recordará a una versión adolescente de la película Memento.

En una de las citas de la contraportada del libro califican a esta obra como un thriller psicológico, lo cual es bastante poco preciso. En realidad es una historia de autosuperación, en la que vemos como Flora está limitada por una condición terrible que le hace olvidarlo todo al poco tiempo, y por culpa de la cual vive en un estado de confusión constante. Si ya es difícil manejarse por la vida en plenas capacidades, imagina hacerlo con la memoria prácticamente en blanco. Pero a pesar de ello Flora es una chica muy tenaz y obstinada que no se conforma con vivir arropada por sus padres y que lucha por seguir adelante y por mejorar. Está muy bien ver cómo se las va apañando para superar los obstáculos, como a fuerza de escribirse las cosas más importantes en sus brazos y en cuadernos va sorteando las dificultades y logrando sus objetivos, además de cómo logra ganarse el cariño de toda la gente que va conociendo por el camino. ¡Ya me gustaría a mí ser tan resolutiva! Aunque siendo realistas, en la vida real probablemente hubiera acabado muerta en una cuneta, porque desgraciadamente hay mucha gente malvada especialista en aprovecharse de la gente vulnerable,  y más una que lleva el pin de su tarjeta de crédito escrito en el brazo.

Lo que más me gustó de la novela fue la relación de Flora y su hermano, que atisbamos a través de los mails y cartas que se intercambian, y cómo él desea que ella sea una persona independiente, que decida por sí misma y que tenga la oportunidad de vivir su vida. Me dio pena no poder conocer más a Jacob.

Por contra, el hecho de que Flora lo olvide todo cada par de horas significa que cada tanto tiene que volver a ponerse al día, con lo cual el texto es bastante repetitivo. Es un pelín cargante el tener que leer lo de "tengo diecisiete años y besé a un chico en la playa" casi cada página, pero supongo que era inevitable.

El misterio es lo más flojito puesto que los giros se ven venir con facilidad. Con el tema de Drake realmente solo había dos opciones, y cuando estás leyendo ya ves que la autora no va a tirar por derroteros muy perversos así que escoge la más inofensiva. Y el secreto de los padres también es bastante evidente. En general todo es bastante conveniente, incluido el final.

El único recuerdo de Flora Banks es una novela muy cortita y bastante entrañable que se lee casi de un tirón y que nos enseña que hasta en las situaciones más adversas podemos encontrar la manera de vivir experiencias únicas si contamos con el apoyo necesario.

(Y es triste pero Flora tiene una vida mucho más emocionante que la mía)

domingo, junio 10, 2018

Mansfield Park

Mansfield Park es la tercera novela de Jane Austen, generalmente considerada las más compleja y controvertida de todas ellas. Una vez más seguimos las vicisitudes de una familia acomodada en el campo y sus interacciones con sus amigos y vecinos, en esta ocasión a través de los ojos de la tímida Fanny Price, quien a sus diez años se fue a vivir a casa de sus tíos para aliviar la carga de sus menos afortunados padres.

Fanny enseguida destaca por lo diferente que es a otras protagonistas de Austen como pueden ser Elizabeth o Emma, ya que es recatada, callada, extremadamente educada y obediente y estaría encantada de pasar lo más desapercibida posible. Es, en esencia, una versión de Cenicienta, una niña que tiene que soportar a las hermanastras que la tratan con superioridad, a la invisibilidad que conlleva ser considerada una inferior en clase y educación, aguantando sin más a una tía que la desprecia y que sin embargo adora todas las virtudes de sus egoístas primas. Incluso encontramos al príncipe por el que todas las jóvenes suspiran y que, sin embargo, solo tiene ojos para una chica en particular.

Me gustó mucho el tratamiento que Austen da a este romance, puesto que es una trama que no es infrecuente ver en el romance moderno pero llevada de forma mucho más deficiente. Aquí tenemos a un chico apuesto, adinerado, encantador, acostumbrado a que las mujeres beban los vientos por él, que conoce a una muchachita a la que nadie hace caso y decide que conquistarla será un reto que le proporcionará una buena dosis de diversión. Pero ¿qué pasa? Que precisamente por el hecho de que esa chica sea tan diferente, acabará enamorándose de verdad de ella. Lo que me gustó es la reacción de Fanny; ella no está enamorada de él, prefiere a otro, y además ha visto la clase de hombre que es por cómo trataba a sus primas, por lo que no tiene ningún interés en corresponder sus afectos. Todo el mundo la presiona al respecto, le dice lo egoísta e insensata que está siendo, ¿cómo se le ocurre rechazar a un hombre así, que la trata tan bien, que puede darle un buen futuro, y que encima le ha hecho un gran favor ayudando a su hermano? Muchas veces hemos visto en ficción no solo la historia de la chica normalita y tímida que acaba "domando" y cambiando al chico malo, lo cual es una tontería y un mensaje muy peligroso, sino que también vemos cómo el "nice guy", solo por el hecho de tratar bien a la chica, acaba teniendo su recompensa, como si las mujeres estuvieran obligadas a aceptar a cualquiera simplemente por el hecho de que las trate con respeto. Creo que Austen ofrece un desenlace bastante sensato a esta historia, que no suele verse muy a menudo en la literatura o ficción romántica.

Mansfield Park es seguramente la novela de Austen con una mayoría de personajes de moralidad reprobable (al menos para aquellos estándares). La evolución de todos ellos es notable y es bastante refrescante el que casi ninguno se redima hacia el final. Aunque muchos aspectos nos parezcan, naturalmente, de la edad de piedra, en otros Austen demuestra como siempre que está increíblemente adelantada a su tiempo.

Mansfield Park es más densa y más seria que otras de las novelas de Austen, y sus personajes seguramente son menos entrañables que los de los otros trabajos de la autora, pero está tan bien hilada y tiene una evolución tan coherente que termina por ser, una vez más, una joya dentro de la bibliografía de la escritora. El final es un pelín precipitado, eso sí, por lo que la considero un poco menos redonda que las otras mencionadas, pero ha sido una lectura muy disfrutable en todos los sentidos.

Nota: 4/5

jueves, junio 07, 2018

Mindhunter: Cazador de Mentes

John Douglas, agente del FBI retirado, trabajó durante años en la unidad de ciencia del comportamiento (BSU) de la agencia elaborando perfiles psicológicos de criminales y asesinos en serie para ayudar a capturarlos. Junto a uno de sus colegas llevó a cabo un ambicioso estudio en el que entrevistó a varios de los asesinos en serie y criminales más peligrosos del país, como Ed Kemper, David Berkowitz o Charles Manson, para analizar sus mentes y entender mejor qué llevaba a esa clase de personas a cometer crímenes tan violentos y escalofriantes. Gracias a este estudio y a su experiencia profesional, prestó asistencia para atrapar a asesinos como Wayne Williams (el asesino de Atlanta) o David Carpenter (el asesino del sendero, del que predijo correctamente que tendría una dificultad en el habla). Gideon y Rossi de Mentes Criminales, por poner algún ejemplo de ficción, están basados en Douglas.

Douglas nos ofrece un recorrido por su carrera, explicándonos su historia vital y cómo llegó a dedicarse a este campo tan complicado de la ley, revolucionando las técnicas para atrapar a criminales con un método que si bien no infalible, porque siempre hay criminales que escapan, sí extremadamente útil para reducir el rango de sospechosos.

Las partes más interesantes, además de ser las más difíciles, claro está, son las que relata los diferentes crímenes a los que se enfrentó en su carrera. Leer una obra de ficción es muy diferente de leer la descripciones de brutales asesinatos que ocurrieron realmente y que te ponen el vello de punta. Llegó un momento en el que pensé que jamás querría volver a salir de casa, pero entonces me hundí todavía más al comprender que daba igual... Muchas otras víctimas morían en sus hogares o a pocos metros de ellos.

Douglas, con un estilo directo y también accesible, nos explica las claves de la elaboración de perfiles, insistiendo en que para entender a un asesino hay que estudiar su obra y ponerse en su lugar, así como el de las víctimas. Cuanto más estrambótica la escena del crimen, más posibilidades hay de que el asesino dejara pistas y su firma más visible que en un asesinato a primera vista normal y corriente. Douglas también reflexiona sobre el origen de esta violencia, si hay posibilidad de evitarla a tiempo, de la escalada que lleva de la fantasía al hecho, y de cómo el sistema penal estadounidense funciona de forma deficitaria dejando en libertad condicional a criminales que una vez fuera vuelven a cometer un delito de esas características. El agente insiste en que es muy complicado valorar la supuesta evolución del comportamiento de un asesino que está privado de los estímulos que le hacen actuar y que en muchos casos se basan únicamente en su buena conducta dentro de la cárcel y en el propio asesoramiento que hace el criminal, que maquillará evidentemente para decir lo que su evaluador quiera oír. Ponía de ejemplo al mencionado Kemper, al que dejaron libre tras asesinar a sus abuelos, que en sus sesiones con el psicólogo decía estar evolucionando muy favorablemente al tiempo que tenía un cadáver en el maletero de su coche.

Para los amantes de la psicología criminal y del true crime Mindhunter es una lectura fascinante, y es realmente interesante ver cómo se llegaron a aplicar los perfiles psicológicos al ámbito policial y jurídico. Pero es también una lectura demoledora porque te das cuenta de que pese a toda la violencia que consumimos a diario en la ficción, no somos realmente conscientes del nivel de perversidad humana que existe ahí fuera, de que los monstruos son reales y de que debería ser imposible sentirse a salvo viviendo en un mundo así. El mazazo más grande, por eso, fue comprender cuántos de esos monstruos actúan llevados por el odio más puro y visceral hacia las mujeres, solo porque piensan que han sido maltratados injustamente y son ellas las que deben pagar.

Pero luego somos nosotras que lo exageramos todo.

Mindhunter me dejó tan emocionalmente exhausta que cuando Douglas explica un caso que tiene un final feliz porque es la víctima la que sobrevive y el atacante el que muere, casi me echo a llorar. Como digo, una novela muy recomendable para los que sientan interés por este tema y es una buena opción para los que disfrutaron de la serie de Netflix y quieran ahondar un poco más en el asunto mientras esperan la siguiente temporada.

Nota: 5/5

miércoles, mayo 23, 2018

Enlazados

-¿Crees en el amor a primera vista?

-No lo sé. ¿Tú crees en el amor antes de eso?
Enlazados es la novela debut de Rainbow Rowell, autora de Fangirl, Carry On y otros libros que la han hecho muy popular entre el público joven y no tan joven. En su primera propuesta la autora nos ofrece una comedia romántica de lo más peculiar: Lincoln, un chico de 28 años, es contratado en un periódico para monitorizar los correos electrónicos de sus empleados y asegurarse de que no hacen uso indebido de Internet. En su trabajo acaba leyendo los intercambios de mails de dos chicas, Beth y Jennifer, y le parecen tan simpáticas que decide no reportarlas. A medida que pasa el tiempo y sigue leyendo sus historias, Lincoln se irá enamorando de Beth.

Me encanta Rainbow Rowell. De lo que he leído de ella hasta ahora Fangirl es mi favorito de todas todas porque me sentí muy identificada con algunos de los aspectos de su protagonista, pero en general siempre disfruto mucho de sus novelas. Rowell tiene un estilo absolutamente precioso y tanto su narrativa comos sus ágiles e ingeniosos diálogos fluyen con muchísima facilidad, por lo que siempre me encuentro pasando páginas con ganas para ver cómo evoluciona la historia.

Enlazados brilla por lo original de su planteamiento, y sin ninguna duda los mails entre Beth y Jennifer son lo mejor del libro porque son muy divertidos pero también tiernos, emotivos y en algunos momentos te dejan con el corazón en el puño. Las dos chicas tienen una personalidad muy definida e incluso a ojos de otro son personajes muy entrañables; Lincoln tiene razón y son tan simpáticas y graciosas que es normal que no quiera denunciar su uso indebido del correo de empresa. De esta clase de libros siempre disfruto mucho con la amistad entre mujeres, supongo que porque a mí me gustaría tener una amistad así con alguien, alguien a quien puedas contárselo todo porque sabes que te entenderá y sabrá qué decirte, y viceversa.

También me gustó mucho la evolución de Lincoln, que empieza la novela totalmente estancado, sin haber sido capaz de superar todavía la ruptura con su primera novia, y poco a poco va avanzando en su vida, madurando, abriéndose a nuevas cosas. Disfruté la relación con su madre (también me siento identificada con eso) y con sus amigos, especialmente con Doris.

Otro de los puntos que está muy logrado es todo el tema del efecto 2000, ya que la historia comienza a finales de 1999 (¿os acordáis del pánico a que los ordenadores dejasen de funcionar en cuanto entrara el nuevo siglo? Madre mía han pasado ya casi veinte años, soy mayor), y me gusta que Raibow meta referencias frikis sin que, en su mayor parte, parezca haberlo hecho con calzador.

Ahora, el romance en sí, con eso de enamorarse de ella solo por sus mails, está claro que es muy peliculero. Y no es que intente no serlo, de hecho la misma autora hace referencias a las comedias románticas de Tom Hanks y Meg Ryan, y algunas partes son una auténtica preciosidad, pero aish... Aunque intente arreglarlo haciendo que Beth también sea un poco stalker, eso no quita que Lincoln obre fatal. Creo que me hubiera gustado más si se hubiera quedado en algo platónico.

También le falta un poco de conclusión para algunos personajes, pero más allá de eso  Enlazados es una novela muy disfrutable de Rowell, amena, divertida y con el punto justo de drama para mantenernos enganchados a su lectura.

Nota: 3/5

Fahrenheit 451

Let you alone! That's all very well, but how can I leave myself alone? We need not to be alone. We need to be really bothered once in a while. How long is it since you were really bothered? About something important, about something real?
El título hace referencia a la temperatura en la que arde el papel, además de ser el número de la brigada de bomberos a la que pertenece el protagonista: pero no bomberos que apagan fuegos, sino que los provocan para quemar libros, prohibidos en una sociedad que cree haber encontrado la clave para la felicidad.

Considerada la gran obra maestro del genio de la ciencia ficción Ray Bradbury, Fahrenheit 451 nos presenta una distopía que tampoco está tan alejada de la realidad de hoy en día. ¿Cómo hacer para que el pueblo esté contento, que no se siente ofendido, ni irritado, ni mucho menos con ganas de rebelarse? Dáselo todo mascadito, destruye todo lo que sea mínimamente controvertido, hazles creer que son felices ocupando su tiempo libre embobados con la televisión o corriendo a cientos de kilómetros por hora con el coche. Haz que NO PIENSEN, que no tengan opciones, que se conformen con lo que tienen.

Bradbury explora, en esencia, la importancia del individualismo y lo peligroso de caer en el borregismo; de cómo es muy sencillo hacernos creer que pasándonos horas y horas inmersos viendo series o programas de televisión, en Internet, incluso matándonos en el gimnasio ya tenemos suficiente, mientras el gobierno hace lo quiere con nosotros, nos ningunea, apela al pensamiento colectivo y más allá de algunas quejas sin fundamento permitimos que todo siga igual.

Lo fascinante de estas distopías, especialmente las escritas cuando la sociedad era tan distinta, es que a menudo predicen el futuro de una forma tan asombrosa como terrorífica. Y, especialmente, son libros que vale la pena leer porque, cuanto menos, hacen reflexionar al lector, que no es precisamente poco.

Bradbury navega en algunas de estas ideas de forma muy acertada y con una prosa lírica preciosa a través de los ojos de Guy Montag, un bombero que conoce a una excéntrica chica que no ve el mundo como el resto de la gente y que empieza a plantearse si ha llegado el momento de despertar. Las dos primeras partes son magníficas, la tercera lo es un poco menos, pero aun después de tantos años la esencia se mantiene: ojo porque viendo hacia dónde vamos, incluso con la libertad de comunicación que a priori permiten las redes sociales, una sociedad así no parece tan descabellada.

Nota: 3'5/5

jueves, mayo 17, 2018

Una Buena Chica

Una Buena Chica de Mary Kubica es uno de estos thrillers que tan de moda se han puesto en los últimos años gracias a La Chica del Tren (aunque este es anterior y lo comparan más con Perdida) y que tiene un tono similar: múltiples puntos de vista, narrado en primera persona del presente, y en general personajes insípidos y un misterio que promete mucho pero que se queda en poco.

La novela trata sobre la desaparición de una joven de veinticinco años, Mia Dennet, hija de un poderoso juez. Aunque al principio su padre piensa que no es más que otra gamberrada de su rebelde hija, cuando el tiempo pasa y ella sigue sin aparecer es evidente que se trata de algo más. Pero ¿qué? No ha llegado demanda de rescate, ni nada, es como si se hubiera esfumado del todo.

La trama está narrada a través de los ojos de Eve, la madre de Mia, de Gabe, el detective que investiga el caso, y de Colin, el secuestrador. Los capítulos van intercalando el antes, que nos cuentan el secuestro y cómo lo viven los implicados, y el después, en el que vemos las secuelas que ha sufrido Mia tras volver a casa. Y ahí está el quid: no hay misterio ni suspense porque ya sabes que Mia está viva, así que los capítulos de Eve sufriendo no afectan porque como lector sabes que ella volverá a ver a su hija, los de Gabe haciendo pesquisas tampoco son muy interesantes porque ya sabemos dónde está la chica, y los de Colin en la cabaña del bosque son directamente un coñazo.

La sinopsis vaticina que encontraremos secretos en la familia de Mia, que no es tan perfecta como pueda aparentar, pero básicamente lo que descubrimos son los típicos clichés sobre el padre y el pasado "salvaje" de Mia. 

Además de por la ausencia de misterio el libro se resiente por la prosa de la autora. El presente en primera persona, utilizado con frases extremadamente cortas, es muy tedioso, y más cuando los personajes señalan pensamientos de otros personajes que ellos no pueden saber. Otra cosa que me molestó es que la narración no está bien estructurada, algunos pasajes acaban resultando confusos por la mala utilización del presente: el detective dice que va a verlas a su casa y que están viendo la tele en pijama, y en el siguiente párrafo dice que no necesita llamar al portero automático y que qué bien porque le apetece darles una sorpresa. ¿Y si ordenas los párrafos al revés?

Eso sí, lo peor de todo es lo increíblemente redundante que es la autora. Repite las mismas cosas en la narración y en el diálogo, con cosas así:


Pregunta una vez por qué estoy haciendo esto. Le tiembla la voz al hablar.


-¿Por qué me haces esto? - pregunta.


O sea, o una cosa o la otra, no las dos que dicen exactamente lo mismo. Y cosas como "La reconoce, sabe quién es", "Amanece, está saliendo el sol", "La voz le suena débil, sin fuerza", "Tener mascotas quita el estrés, relaja". Así todo el maldito libro. Parece que al autora no crea que sus lectores conozcan la definición de palabras básicas.

Una Buena Chica no cumple las expectativas de un buen thriller. Es lento, es en su mayor parte aburrido y la continua repetición lo hace muy farragoso de leer. Te hace seguir leyendo solo para ver si llega el plot-twist que haga que todo merezca la pena pero cuando llega es bastante decepcionante.

Es el debut literario de Kubica, por eso, así que confío en que sus siguientes trabajos estén más pulidos.

Ah, y sí, se me olvidaba añadir que el libro es sumamente racista. ¡Pobres blancos, que están en minoría!

Nota: 2/5

miércoles, mayo 09, 2018

Las Hermanas Concannon 1: Nacida del Fuego

Nacida del Fuego es el primer libro de una trilogía protagonizada por tres hermanas irlandesas que la popularísima autora romántica Nora Roberts publicó a mediados de los noventa. Esta primera entrega está protagonizada por la mayor de las hermanas, Maggie, una trabajadora del vidrio que capta la atención de un atractivo hombre de negocios que quiere convertirla en una artista famosa... y en algo más.

De vez en cuando voy probando con autoras de romántica famosas para ver si encuentro la que de verdad me haga engancharme al género, pero de nuevo no he tenido suerte. Roberts tiene un estilo fluido y muy fácil de leer, en el que destacan las descripciones de los parajes de la Irlanda rural en los que me encantaría perderme si pudiera. Sin embargo, lo que es el romance en sí no es muy emocionante. Maggie y Rogan se pelean constantemente, pero se sienten profundamente atraídos y con el tiempo esa atracción va a más. Maggie jura y perjura que no se casará nunca, pero todos sabemos cómo acabará la cosa. Aunque me gustó la forma en la que se plantea el final, no me encantó la relación entre los dos porque él siempre está con exigencias y ella le insulta por cualquier cosa. Además en las novelas románticas tienden a hablar de matrimonio superpronto, hay una pareja secundaria que se junta en básicamente dos párrafos y prácticamente la siguiente vez que los vemos interactuar ya están hablando de casarse (bueno, y no solo hablando).

Lo más interesante es la dinámica familiar entre Maggie, su hermana pequeña y la madre maltratadora de estas, que las culpa de toda su infelicidad y que las controla a base de hacerlas sentir culpables. La idea de lo peligrosos que pueden ser los anhelos, los deseos y las aspiraciones que ponemos en nuestro futuro porque nos pueden hundir si jamás conseguimos llevarlos a cabo da mucho juego y Roberts la explora con bastante acierto, aunque la madre de las chicas sea un poco unidimensional.

Nacida del Fuego se lee rápido y es una historia que en general engancha, con el que la autora explora algunos temas interesantes, pero el romance no es lo suficientemente vibrante como para considerarla una novela exitosa. Tal vez le eche un ojo a las secuelas, ya veremos, pero creo que debería aceptar de una vez que el romance contemporáneo (entre hombre y mujer) en general no es para mí.

Nota: 2/5

domingo, abril 29, 2018

Posesión

Publicado con el seudónimo de Richard Bachman, Posesión entra en la lista de novelas de Stephen King en la que vehículos están íntimamente relacionados con la muerte de los personajes: en este caso, furgonetas sacadas de una serie de dibujos animados.

La acción transcurre en una tranquila tarde de verano a las afueras de Ohio. Los vecinos de la calle Poplar pasan el tiempo con sus quehaceres habituales: lavando el coche, arreglando el jardín, tocando la guitarra, comprando chocolatinas, repartiendo periódicos, jugando en el jardín con un disco de playa... Hasta que una furgoneta roja abre fuego de repente, cobrándose las primeras víctimas. Será el inicio de una terrible pesadilla en la que los habitantes de esta apacible calle tendrán que luchar con uñas y dientes por la supervivencia.

Así da comienzo una frenética y salvaje novela en la que nadie está a salvo de las ansias asesinas de los MotoKops 2020, una serie de dibujos animados infantiles que causan furor entre los niños. Y lo peor de todo... que el verdadero culpable está más cerca de lo que piensan.

El inicio del libro es absolutamente brutal, sobre todo por lo repentino del asunto. Evidentemente que la trama es totalmente sobrenatural por lo que no se puede aplicar a la realidad, pero el tema de que venga un lunático con una furgo y disparando de golpe y porrazo desgraciadamente no es algo tan poco común por lo que cuando empieza a pasar todo es como si recibieras una bofetada.

La narración, como es habitual en múltiples puntos de vista, se va intercalando con páginas del diario de Audrey, dibujos, postales, cartas, y hasta guiones de la serie de dibujos y de la película que ve Seth. Estos ayudan a ir comprendiendo cómo se ha llegado a ese pifostio, pero los guiones, sobre todo el segundo, cortan mucho el rollo.

El misterio, como suele pasar en este tipo de historias, mola menos cuanto más sabes, y Tak cuanto más sale más odioso se vuelve. Y sus motivaciones... Uf. Las últimas cien páginas, cuando todo empieza a convertirse en un western, el libro se hace muy pesado. 

Posesión empieza muy bien pero se va desinflando cuanto más avanza. Aun así, es un libro muy en la línea de King con algunos momentos realmente memorables. 

Y qué gracioso es King, escribiendo con un seudónimo para hacer menciones a sus propios libros...

viernes, abril 20, 2018

El hombre ilustrado

Fun fact: me compré este libro, hace como mil años, porque Reid lo menciona en un episodio de Mentes Criminales.

Ray Bradbury, leyenda de la ciencia ficción, recopila en este libro dieciocho relatos cortos que vienen precedidos de una curiosa introducción: un hombre que trabajaba en una feria se rompió una pierna y para no perder el trabajo se tatuó todo el cuerpo. Solo que más que tatuajes son ilustraciones, que se mueven y cuentan sus propias historias y que también muestran el futuro. Las historias que cuentan estas ilustraciones son las siguientes:

-La pradera: Un familia vive en una casa inteligente, en la que hay máquinas para todo: para prepararte la comida, bañarte, vestirte, atarte los zapatos, lavarte los dientes, acunarte en la cama. Además, tienen un cuarto cuyas paredes están programadas para mostrar, de forma increíblemente realista, lo que uno quiere que muestren, como una realidad virtual aumentada. El problema es que últimamente los dos niños solo piensan en una pradera de África, con un sol abrasador y unos leones sedientos de sangre. Cuando sus padres creen que ha llegado el momento de dejar de obsesionarse con el cuarto, los niños se rebelan.

Siempre me fascina leer estas historias que predicen el futuro porque, ¿quién pensaba en realidad virtual en 1951? Pues los escritores de ciencia ficción, claro está. Bien podría ser un episodio de Black Mirror con ese final tan espeluznante. 

-Calidoscopio: Tras un accidente que destroza su nave, un grupo de astronautas es despedido hacia el espacio exterior. Lo único que pueden hacer en sus últimos resquicios de vida es hablar entre ellos.

Pese a su corta longitud es una interesante reflexión sobre el sentido de la vida y la muerte, que además ofrece una imaginaria bellísima. Una de las historias más sólidas del libro.

-El otro pie: En 1965 todos los ciudadanos de raza negra del mundo se fueron a vivir a Marte. Poco después, estalló la tercera guerra mundial en la Tierra. Tras veinte años, un cohete aterriza en Marte con un hombre blanco; ahora es el turno de que sean ellos los que sufran como sufrieron ellos.

Bradbury comenta en la introducción que nadie le quería publicar esta historia en su momento. No es de extrañar, ya que aquí son los negros los que están en mayoría y los que quieren que los blancos sepan qué se siente cuando los obligan a sentarse al fondo del autobús, al fondo del cine, a comer separados, a ser exhibidos en circos, a ser esclavizados. Parece mentira que fuera hace tan poco cuando todo esto sucedía a la inversa y se daba como normal. El final de la historia no sé si es realista, solo sé que los blancos, en buena parte, no lo harían.

-La carretera: Un campesino ve cómo por la carretera junto a su terreno pasan centenares de coches en dirección al norte, a Estados Unidos. Finalmente uno se detiene y sus ocupantes le informan de que ha estallado la tercera guerra mundial.

Bradbury estaba convencido de que la guerra atómica era inminente, ¿eh? Y no me extraña. Una historia muy breve con un final absolutamente genial.

-El Hombre: Un cohete aterriza en un planeta inexplorado. Sus habitantes, pero, no les hacen ni caso, porque apenas unas horas atrás recibieron a alguien mucho más importante: Dios mismo.

No es de mis favoritas, pero es curiosa esa reflexión sobre la religión y de hasta dónde seríamos capaces de llegar por encontrarnos con Dios. Y si así fuera, ¿qué le pediríamos? El final es muy bueno también.

-La larga lluvia: Un grupo de astronautas se estrella en Venus, donde llueve a todas horas. Sin nada con lo que puedan protegerse de la lluvia, deambulan por el planeta en busca de una cúpula solar en la que poder estar secos.

Me maravilla que de una idea tan sencilla el autor sea capaz de crear una situación tan terrible; la lluvia no da miedo de por sí, pero imagina el no poder resguardarte de ella, el sentir sus mordeduras de aguja a todas horas, en la cabeza, en la piel. Para volverse loco.

-El hombre del cohete: Doug, con catorce años, apenas ve a su padre, porque siempre está viajando por el espacio y solo vuelve a casa tres o cuatro veces al año. Su madre quiere que lo convenza para que se quede definitivamente.

Una historia familiar sobre un padre ausente que cuando está en el espacio añora su casa pero que cuando está en casa añora el espacio, y cómo afecta eso a su relación con su hijo y especialmente con su esposa. Muy chula.

-La última noche del mundo: Un matrimonio discute sobre el fin del mundo.

Pese a lo corta que es esta historia da que pensar. ¿Cómo reaccionaríamos si supiéramos, de forma inequívoca, que se va a acabar el mundo en unas pocas horas? Yo creo, que, la mayoría, actuaríamos como este matrimonio.

-Los desterrados: Un cohete se dirige a Marte. Los habitantes del planeta rojo quieren evitarlo a toda costa.

También llamada la historia RPF de este libro. La premisa está chula: Edgar Alan Poe, Charles Dickens, William Shakespeare... Viven en Marte un siglo después de que la Tierra quemara todos sus libros. O la mayoría, porque es gracias a los pocos que quedan que su espíritu sigue todavía vivo. ¿No es esa la más pura verdad? ¿Que los artistas son inmortales gracias a que sus obras permanecen en los corazones de sus seguidores? No es de mis favoritas tampoco, pero el concepto me parece muy chulo.

-Una noche o una mañana cualquiera: Un astronauta no sabe cómo probar que lo que no puede ver o tocar en un instante preciso existe realmente.

¿Sabéis cómo los niños muy pequeños se olvidan de la existencia de las cosas que no están viendo en ese momento? Pues eso le pasa al protagonista de esta historia. ¿Cómo sabes realmente que la gente que te importa está viva en el mismo momento en el que lo piensas, si no puedes verlos? Imagina enloquecer de ese modo... Nada sería real más que uno mismo y casi que ni eso. Me encanta la variedad de temas que, dentro del contexto de la ciencia ficción, toca el autor.

-El zorro y el bosque: Un matrimonio del futuro, hastiados del mundo, viajan al pasado y deciden escapar y quedarse en 1938.

Está muy lograda la tensión que sufren los protagonistas de sentirse perseguidos en todo momento por la malvada corporación del futuro que los busca para traerlos de vuelta al mundo que les corresponde, un planeta tierra en decadencia y que probablemente sea a donde nos dirigimos realmente. De nuevo, un gran final.

-El visitante: Los aquejados de una enfermedad terminal llamada herrumbre de sangre son desterrados a Marte, donde lo único que pueden hacer es dormir y esperar la muerte. Hasta que un día llega un extraño visitante, un chico que es capaz de crear cualquier ilusión de forma tan vívida que es como si fuera real.

Básicamente, una historia tan vieja como el albor de los tiempos: el ser humano es demasiado codicioso por naturaleza y eso le lleva a su ruina.

-La mezcladora de cemento: Cuando los marcianos por fin deciden invadir la Tierra, se encuentran una resistencia que no esperaban.

Un enfoque muy original sobre una invasión extraterrestre y la forma de combatirla de los humanos.

-Marionetas, S.A.: Un hombre aconseja a su amigo que se compre una marioneta a imagen y semejanza suya para tener más libertad.

La historia en sí es muy sexista (los hombres quieren las marionetas para librarse de sus mujeres, que los tienen atados), pero el autor, en tan pocas páginas, le da una vuelta de tuerca tan genial que acaba siendo de las mejores del libro. Me encanta.

-La ciudad: Un cohete aterriza en una ciudad inexplorada, sin saber que, en realidad, está viva.

Esto daría para una película de terror. Bradbury tenia un don para escribir finales, en serio.

-La hora cero: Todos los niños menores de diez años del país se han aficionado a un juego llamado "la invasión". Sus padres lo encuentran muy divertido hasta que se dan cuenta de que no es tan inocente como parecía.

¿Qué mejores aliados para una invasión que los niños? Los adultos no se coscan de nada hasta que ya es demasiado tarde. Muy inquietante, la adaptaron a serie de televisión hará un par de años con Lily Rabe al frente del reparto.

-El cohete: Un padre de familia ahorra el suficiente dinero para hacer un viaje espacial. El problema es que solo un miembro de su familia puede montarse en el cohete y nadie quiere ganarse el rencor de los demás. Al final, el hombre encuentra la solución.

Una preciosidad de relato sobre el poder de la imaginación y de cómo con fuerza de voluntad y creatividad podemos hacer felices a aquellos que más nos importan.

-El hombre ilustrado: Un antiguo acróbata pierde su trabajo en el circo después de echarse a perder físicamente. Para permanecer en el circo accede a tatuarse todo el cuerpo, pero los tatuajes del pecho y de la espalda mostrarán imágenes tan espeluznantes que harán que acabe perdiendo todo lo que tiene.

De nuevo, un final magistral.

El Hombre Ilustrado es un compendio de relatos de ciencia ficción que desarrollan todo tipo de interesantísimas ideas y que en la mayoría de casos cuentan con unos finales excepcionales. Una muy buena muestra de la genialidad de Bradbury en pequeñas dosis para esos días que apetece leer algo autoconclusivo y que nos haga pensar.


jueves, abril 19, 2018

Calendar Girl #4

Y llegamos al final del viaje de Mia con los meses de octubre, noviembre y diciembre, en los que a la protagonista se le presentará una gran oportunidad laboral así como la posibilidad de cumplir todos sus sueños junto al hombre ideal y a su cada vez más grande familia.

Al fin me libro de esta saga que por algún motivo me he leído entera pese a que no me ha gustado ninguna de sus entregas. Pero, al menos, las dos primeras estaban un poco más entretenidas porque estaba gracioso eso de conocer a gente nueva cada mes y ver cómo Mia ayudaba a sus nuevos amigos a cumplir sus propios sueños. En esta última entrega el tema de los clientes es distinto y básicamente encontramos quinientas páginas de "amo a Wes", "qué conexión tan increíble que tenemos Wes y yo", "qué grande la tiene Wes" y drama familiar cada vez más ridículo.

La historia de "amor" con Wes no la compro por ningún lado porque apenas los vemos hacer otra cosa que no sea fornicar, y son tan desagradables que se ponen a tocarse sus partes delante de la pobre ama de llaves o a morrearse enfrente de su sobrina de cinco años. ¡Qué sexy! Wes ya me pareció un cavernícola en el anterior libro pero aquí directamente es "unga unga yo poseer mujer". Qué pena que una chica como Mia, que era tan independiente, acabe atada a un tío que controla cada movimiento que hace. 

No tenía ninguna esperanza en que la trama del TEPT de Wes estuviera bien llevada y efectivamente, se cura como en dos meses.

El libro es increíblemente repetitivo, ¿cuántas veces me tienes que decir que los ojos de Wes son del color de la hierba recién cortada? El drama familiar es cada vez más de telenovela y los personajes cada vez más unidimensionales e irreales.

Pero hay dos cosas que me molestan especialmente. La primera es que la total incapacidad de Mia de atar cabos con cosas tan evidentes presuponga que el lector es igual de corto y se sorprenda con los plot twists de la trama que se ven venir al minuto uno. Ya lo hizo en el anterior con lo de Max y aquí lo vuelve a hacer con su cliente sorpresa. A ver, si ha de ser una sorpresa la identidad de esa persona, ¿por qué haces que la protagonista crea haberla visto unas páginas antes? ¿Por qué haces que otros personajes hablen de una forma críptica tan absurda si ya se ve venir lo que va a pasar?

Y segundo, lo que me hizo bullir de ira, es el tratamiento que recibe la pobre Gina una vez más. La amiga de Mia se refiere a ella como "sucia perra robahombres" cuando lo único que hizo Gina fue acostarse con un hombre soltero (mientras Mia se cepillaba a otros tranquilamente). No solo eso, sino que por tener la osadía de acostarse con el interés romántico de la protagonista la autora la hace pasar por un infierno absolutamente desproporcionado solo para que Mia quede como una buenísima persona por tragarse sus celos y darle permiso para ver a Wes. Pero eh, no por el bien de ella, sino solo porque cree que eso ayudará a Wes. Eso después de que Mia diga que pobrecita pero que si estuviera destrozada por las drogas o por tener problemas en el trabajo se alegraría de su poca fortuna. ¡Qué compasiva eres, Mia! ¡Qué empática que, después de haber pasado por un trauma tú misma unos pocos capitulos atrás, Wes te confiesa todas las barbaridades que sufrió la pobre Gina y a los dos minutos un gemido de Wes te pone cachonda!

Y, por supuesto, Gina es ninguneada en el epílogo, quita quita, la rival de Mia no se merece ni una mención de una línea.

Lo único bueno que ha tenido este libro es que se lee rápido y que ya se ha terminado todo.

#justiceforgina

sábado, abril 14, 2018

Nosotros

Nosotros es la novela más reciente del autor David Nicholls, conocido sobre todo por One Day que tuvo adaptación cinematográfica.

Este libro sigue las vacaciones familiares de Douglas, un bioquímico, su esposa Connie, una artista, y el hijo adolescente de ambos, Albie, en un grand-tour por Europa para ver las obras de arte más destacables de varios países. Seguramente serán sus últimas vacaciones juntos, porque Albie se marcha a estudiar fotografía y Connie le ha confesado a su marido que está pensando muy seriamente en su separación.

Nicholls nos hace un retrato de una familia un poco disfuncional a partir de unas vacaciones desastrosas en las que todos los buenos propósitos de Douglas de pasarlo bien, aprender, hacer cosas los tres juntos y darle motivos a su esposa para no querer marcharse se van al traste cuando nada sale como estaba planeado. Si hay un tiempo de imprevistos, ¡eso son las vacaciones!

A través de la primera persona de Douglas, este nos va explicando tanto todas las vicisitudes del viaje como la historia de su amor con Connie y todas las dificultades que han tenido que superar en los casi veinticinco años que llevan juntos, intercalando pasado, presente y futuro en su relato. Como vamos viendo, son dos personas realmente muy distintas, ella es una mujer libre, despreocupada, aficionada a las fiestas y a probarlo todo, a salir a la aventura, mientras que él es serio, está obsesionado por el control, cree que los pájaros en la cabeza de su hijo no son realistas y prefiere vivir en el campo que en la ciudad. ¿Es posible mantener una relación con dos personas tan opuestas?

Una de las mejores cosas de esta novela es el aspecto de la road trip. Me encantó leer las descripciones de todos los países europeos por los que van pasando y especialmente que el último destino fuera Barcelona. ¡Me entraron ganas de coger la mochila, sacar un viaje de tren y emprender yo misma una aventura! Porque eso es lo bueno de Europa, que puedes visitar un montón de países en unas pocas semanas sin gastarte una fortuna y empaparte de todo lo que tiene que ofrecer este maravilloso continente.

Al principio me costó un poco cogerle el punto a la historia porque no me caían bien ni Albie ni Connie. El primero tiene una actitud horrible todo el tiempo, y la segunda le da la razón todo el tiempo. Luego, eso sí, a medida que avanza vas teniendo un poco más de idea de lo que han vivido junto a Douglas y los entiendes un poco mejor, aunque me sigue dando un poco de pena Doug porque no lo tratan demasiado bien.

Nosotros es una novela divertida y también emotiva sobre los altos y bajos de un matrimonio a punto de desintegrarse. ¿Hay esperanza para el amor eterno o todo en esta vida está condenado a terminarse? La respuesta, al final.