lunes, abril 17, 2017

Finders Keepers

Finders Keepers es la segunda entrega de la trilogía protagonizada por el detective retirado Bill Hodges, que comenzó con Mr. Mercedes.

En esta ocasión, King nos trae reminiscencias a Misery presentándonos de nuevo a un asesino tan obsesionado con su escritor favorito y, especialmente, con el protagonista de su serie de libros más famosa, que es capaz de cualquier cosa para corregir la injusticia que él cree que se ha cometido terminando la saga de una forma que arruina totalmente a su personaje favorito. 

La historia comienza en 1978, cuando el joven Morris Bellamy irrumpe en la casa del escritor John Rothstein y le asesina a sangra fría, robando una serie de cuadernos con material inédito de su héroe Jimmy Gold de la saga The Runner. Cuando las cosas no salen después como había planeado, asustado decide esconder las libretas en un lugar seguro hasta tener total acceso a ellas, pero es encarcelado antes de poder leer lo que tanto ansía. Treinta y seis años después, Morris sale en libertad condicional y se dispone a recuperar su tesoro... lo que no sabe es que ahora está en manos de Pete Saubers, un adolescente que vive en la misma casa en la que vivía Morris y que se encontró con ese botín de pura casualidad.

Finders Keepers está muy conectado a Mr. Mercedes (el padre de Pete fue una de las víctimas de la masacre del City Center, la hermana de Pete es amiga de Barbara, la hermana de Jerome, Hodges va a visitar a Brady y se nos hacen continuas alusiones al primer libro), pero también se puede disfrutar como libro autoconclusivo porque el misterio principal es totalmente independiente. King construye un relato bajo una base parecida a la de Misery, aunque en este caso el escritor tiene poco que ver y lo importante es su obra, o más bien, su personaje Jimmy Gold (cuya frase preferida es Shit don't mean shit, algo que se nos recuerda como cincuenta veces a lo largo del libro). Lo mejor que tiene Finders Keepers (que es el nombre de la agencia de detectives que regentan Hodges y Holly) es cómo se van interconectando las dos historias, la de Morris y la de Pete, y cómo convergen al final en una resolución bastante adrenalítica. 

Más allá de eso Finders Keepers tiene los mismos problemas que Mr. Mercedes. Empieza muy bien pero llega un momento que se vuelve lento y un poco cansino, porque las tribulaciones de Bellamy son difíciles de tomar en serio. Me quejaba del primero que Brady prometía mucho y no dejaba de ser un niñato con mommy issues y con Bellamy pasa tres cuartos de lo mismo, está tan butt hurt solo porque su personaje favorito haya acabado de una forma que no es la que él quería que la rabia le ciega hasta el punto de agredir y matar. ¿En serio?

Para los fans del trío formado por Hodges, Holly y Jerome está muy bien volver a verlos trabajar y comprobar cómo han cambiado los tres, especialmente Holly que ha crecido mucho. Aunque por otro lado, realmente tienen muy poco protagonismo, que recae prácticamente sobre Morris y Pete, y no encuentro necesario que Hodges esté destacando todo el rato lo mucho que ha mejorado Holly, porque eso es algo que el lector ya puede percibir sin que se lo repitan una y otra vez.

Otra cosa que tiene el libro es que es como una carta de amor a la gran literatura, especialmente la americana. King toca el tema de cómo la literatura nos puede llegar a afectar profundamente, ayudar a dar forma a quiénes somos y a dónde queremos ir, a ayudar a conocernos mejor a nosotros mismos en función de las obras que más nos tocan o inspiran. Pero es una pena que casi todos los autores a los que mencione sean hombres, y que sean los hombres (Morris y Pete) los que aprecien la literatura clásica, la "de verdad" mientras que las chicas, como Tina, lean Divergente (y en el extracto del tercer libro que venía en esta edición sale una mujer leyendo 50 Sombras). Hm.

Finders Keepers me dejó con la misma sensación que Mr. Mercedes. Es un thriller entretenido, pero lo podría haber escrito cualquier autor de misterio, porque tiene muy poco del King más puro. No está mal, pero no mata en absoluto.

Ah, y viendo lo que avanzan de Brady en este libro, no sé yo si me va a gustar el tercero... Aunque, visto lo visto, casi mejor que King vuelva a lo que se le da mejor, que es el terror.

Nota: 6

sábado, abril 15, 2017

Single in the City

Hace unos años, cuando todavía estaba en mi anterior trabajo, me sentía tan miserable que a menudo fantaseaba con la idea de dimitir o de que me despidieran, coger mis bártulos, e irme a Londres a empezar una nueva y excitante vida. Imagina, viviendo sola, en otro país, en una de las ciudades más fabulosas del mundo, empezando de cero y labrándote un futuro con poco más que el sudor de tu frente y mucha fuerza de voluntad. Y quién sabe, tal vez conocería a alguien especial... ¿Qué podría ser más romántico?

Buscando nuevos libros chick-lit para leer, me topé con este, y al ver la sinopsis lo tuve clarísimo y me lo compré de inmediato. ¡Era exactamente tal cual fantaseaba! Por supuesto, cuando me quedé sin trabajo, mucho antes del Brexit, no hice nada de nada... Porque así soy yo. Fantaseo mucho pero a la hora de la verdad no llevo nada a la práctica.

En fin. La protagonista de este libro es Hanna, una veinteañera de Connecticut que, tras quedarse sin empleo, en un impulso decide utilizar el dinero del finiquito para comprar un billete de avión y cumplir su sueño de comenzar una nueva vida en Londres. Una vez allí conoce a un hombre guapísimo, entra a trabajar en su compañía como secretaria y comparte piso con un grupo de simpáticos y ruidosos australianos. Todo parece que está saliendo a pedir de boca... ¿O no es así?

Pese a que Single in the City era precisamente lo que estaba buscando cuando lo compré, la verdad es que entonces no pude terminar de leérmelo. En el segundo intento sí pude, aunque también me costó, porque la verdad es que es un poco engorroso.

Pero siempre me gusta empezar por lo positivo, así que allá va: el estilo de la autora es genial. y no se nota apenas que este sea su primer trabajo. Su escritura es muy divertida y cínica, y en algunos casos da en la diana de una forma asombrosa, mi parte favorita es cuando Hanna hace una lista de las frases que un novio en condiciones jamás le diría a su novia (por ejemplo, "No conozco a nadie que esté felizmente casado" o "Eres igual que tu madre"). La novela está escrita en primera persona del presente y aunque tienes que hacer un poquito de esfuerzo porque Hanna te lo cuenta todo tal cual lo ve y lo piensa (no te dice "me voy a mirar por la ventana" sino que directamente se va a "no le estoy acosando, simplemente estoy comprobando que está dentro del restaurante" cosas así), funciona porque los comentarios de Hanna y sus comparaciones son la leche. Hanna además es una protagonista muy entretenida porque siempre se las ingenia para meter la pata hasta el fondo. Probablemente es demasiado exagerado (como lo del paper de váter), aunque se le puede perdonar.

Single in the City es el típico chick-lit de la chica soltera con poca suerte en el amor que va en busca del hombre perfecto. La diferencia es que aquí se va a la otra parte del mundo a hacerlo, y es muy gracioso ver cómo Hanna se va enfrentando a las diferencias culturales y cómo parece que a veces hable un idioma totalmente distinto por todas las confusiones y malentendidos con los que se topa. ¡Los ingleses son muy suyos, eso está claro! Además la autora va añadiendo pies de página para explicar las diferencias o explicar cosas inherentemente americanas, algo que encontré bastante original.

¿Cuál es el problema, entonces? Hanna, Hanna es el problema. Supongo que ya no tengo paciencia para este tipo de protagonista tan superficial que solo piensa en ropa y en alcohol y que está tan desesperada por encontrar novio que sale con una ristra de hombres que ni siquiera le gustan realmente y tiene que fingir ser quien no es o que le gustan cosas que no solo para retenerlos a su lado. No es el tipo de heroína que busco ahora en un libro, y por eso me se me hizo cuesta arriba su lectura.

Así que aunque no es un mal chick-lit en absoluto, no tengo muy claro que quiera leer el resto de libros de la saga y sus aventuras en otras ciudades, aunque al menos me alegro que Hanna al final escogiera al chico decente.

Nota: 5'5

viernes, abril 14, 2017

Deseo Concedido

Hacía tiempo que quería hincarle el diente a algún trabajo de Megan Maxwell, una de las autoras románticas más populares en España, y también de las más prolíficas. Siempre que voy a alguna librería veo sus obras destacadas, y había oído cosas buenas de ella, de manera que tenía ganas de comprobar por mí misma el motivo de que sea tan apreciada por estos lares.

Mi primer acercamiento a ella ha sido Deseo Concedido, uno de sus primeros trabajos y el primer libro de la saga Highlander Las Guerreras Maxwell.

La historia comienza cuando las hermanas Phillips, Megan y Shelma, hijas de padre inglés y madre escocesa, ahora huérfanas, están a punto de ser desposadas con dos indeseables por los planes maquiavélicos de sus tíos, que quieren hacerse con sus tierras y criar al hermano de las muchachas, Zac, a su manera. Pero las hermanas, junto al pequeño Zac, logar escapar y se refugian en Escocia junto a su abuelo. Seis años después, su tranquila vida se vuelve a ver interrumpida con la llegada del laird Duncan McRae, un temible guerrero al que apodan el Halcón, su hermano Niall y el mejor amigo de estos, laird Lolach McKenna. La atracción entre Megan y Duncan es inmediata, pero su incompatibilidad de caracteres parece que será un gran obstáculo para ellos, mientras que Shelma y Lolach no tardarán en enamorarse el uno del otro. Y cuando una nueva tragedia alcance a las chicas, un matrimonio con los dos lairds parecerá ser la mejor solución para su protección, aunque en el caso de Megan y Duncan, decidirán unirse en handfasting, es decir, estar casados durante un año y decidir después si continuar adelante con su matrimonio o no.

Lo cierto es que el libro no me entró muy bien ya de primeras, y me sabe mal porque realmente iba predispuesta a que me gustara; tenía muchas ganas de probar con el género Highlander, de probar con la autora, y me conformaba con un romance entretenido y héroes de esos que te hacen desear que existieran en la vida real. Lo que me encontré fue una historia que parecía escrita por una niña de trece años, un estilo narrativo bastante pobre y unos personajes que no se hacen de querer, precisamente.

Deseo Concedido no destaca precisamente por una gran ambientación histórica; el lenguaje obviamente es totalmente anacrónico, así como la forma de ser y actuar de los personajes, y no hay tampoco mucho trasfondo sobre la época y el contexto en el que se sitúa más allá de algunas pequeñas pinceladas. La autora no es nada descriptiva en lo que se refiere a los parajes o localidades (hay descripciones del estilo "la estancia estaba pobremente decorada con un par de tapices", cosas así). Además el vocabulario de la autora no es muy abundante, y repite las mismas palabras continuamente. La primera vez que Duncan conoce a Megan, por ejemplo, destaca de ella su espectacular pelo, su espectacular sonrisa y sus espectaculares ojos.

O por poner un pasaje más llamativo:

-De acuerdo -sonrió dejándolo sin aliento-. Duncan, vuestro caballo es una preciosidad.
-Dark es un buen caballo - respondió tocando el testuz del caballo, que a modo de agradecimiento frotó el hocico contra su mano-. ¿Sabes? Hoy me he dado cuenta de que mi caballo y tú tenéis el mismo color de pelo.
-¡Por san Ninian! - rio ella al escuchar aquello-. Me han dicho muchas cosas, pero nunca que mi pelo era como el de un caballo.
-No he dicho eso - se defendió divertido al escucharla-, sólo que tu color de pelo y el de Dark es el mismo.
-Pues ¿sabéis lo que os digo? -replicó Megan cogiendo su trenza para ponerla junto al caballo-. ¡Que tenéis razón!
La palabra caballo se repite seis veces en apenas diez líneas, y en la página entera todavía aparece algunas ocasiones más. Esto es algo que muchas veces un escritor hace sin darse cuenta, pero por ese motivo existen los editores, ¿no? Para evitar cosas así.

Pero no solo el vocabulario es repetitivo, el libro en sí lo es inmensamente. Es lo mismo una y otra vez: Zac se mete en problemas, Megan hace algo poco femenino para ayudarle, Duncan se enfada como una mona, la llama de todo, se discuten, luego hacen las paces, y vuelta a empezar. Para ser una mujer tan fuerte, independiente, descarada, inteligente y que está acostumbrada a comportarse como un hombre (y esto lo sabemos porque cada vez que hace cualquier cosa toooooooodos los hombres a su alrededor se sorprenden de su fuerte carácter, no importa que ya la conozcan desde hace tiempo, cada vez la autora ve pertinente señalar este hecho), le perdona a su marido que la trate como basura con una facilidad pasmosa. Me parece muy bien que la historia se sitúe en una época machista en la que las mujeres debían acatar cada orden de sus maridos sin rechistar, pero una autora con recursos debería ser capaz de encontrar la manera de escribir un romance más interesante, porque no hay nada rescatable en la relación de Duncan (scumbag) y Megan, nada. De hecho, todos los personajes parece que tengan doce años, en vez de los casi treinta que se supone tienen. Para ser un guerrero tan temible, lo único que hace Duncan es preocuparse por cualquier absurdo detalle de lo que hace o deja de hacer su esposa.

Creo que Maxwell es conocida por sus libros eróticos, en este caso las escenas de cama no son muy explícitas, primando más el romance en sí.

También me encontré con algunas incoherencias como que en el primer capítulo digan que Megan tiene veinte años y Shelma dieciocho y por tanto ya tienen edad para casarse, y luego en la mitad del libro Megan le dice a su hermana que es normal que no se acuerde de su madre porque era muy pequeña cuando ella murió, y que cuando llegaron a Escocia Shelma tenía trece años. Aunque realmente hubiera tenido trece años tampoco hubiera sido tan pequeña como para no acordarse de su madre, y más teniendo en cuenta que Zac tenía un año cuando se marchan de Inglaterra. 

A Deseo Concedido le siguen otros tres libros que giran entorno a los romances de personajes secundarios de esta novela: Gillian y Niall en el segundo, Kieran en el tercero, y el insoportable Zac en el cuarto. Mi intención inicial era leérmelos todos pero con lo poco que me gustó este, me planto aquí. Es posible que le de otra oportunidad a Maxwell, porque no me parece justo juzgar a la autora por su primer libro y seguro que ha mejorado mucho, pero tampoco tengo prisa en hacerlo.

Acepto recomendaciones de buenos libros sobre Highlanders, eso sí.

Nota: 3

domingo, febrero 19, 2017

The Knife of Never Letting Go (Chaos Walking #1)

Patrick Ness es un autor del que cada vez se habla más, gracias a obras como A Monster Calls que tuvo adaptación cinematográfica el año pasado o a su popular trilogía Chaos Walking, que también será llevada al cine próximamente.

The Knife of Never Letting Go es el primer libro de esta saga juvenil que nos sitúa en un mundo en el que todo el mundo puede escuchar los pensamientos de los demás, y de ahí viene el título de la colección:
The Noise is a man unfiltered, and without a filter, a man is just chaos walking.
Todd es un niño de doce años que vive en Prentisstown, en un planeta al que los humanos emigraron con la esperanza de crear una nueva vida alejados de la tecnología que supuso el declive de la civilización tal y como la conocíamos. Pero los humanos se vieron envueltos en una guerra con los habitantes del planeta, una raza alienígena que esparció un virus que provocó que ahora los pensamientos sean audibles y que produjo la muerte de todas las mujeres, incluida la madre de Todd. 

Ahora Todd es el único chico que queda en Prentisstown que todavía no ha cumplido la mayoría de edad, y la vida tal y como la conocía se viene abajo cuando un día se encuentra con un lugar en el que el silencio es absoluto... y descubre que ese silencio proviene de una chica. Desde ese momento, Todd se verá obligado a huir, sin saber que durante toda su vida le han ocultado la verdad sobre el pueblo, sobre su madre, y sobre el mundo en el que vive.

Ya he dicho más de una vez que en general el YA no es un género que me apasione, porque la mayoría caen en los mismos clichés y se me hacen un poco demasiado juveniles. Quise probar esta trilogía porque el punto de partida me parecía muy interesante y dentro de lo que cabe original y porque tenía críticas buenísimas, aunque he de decir que, al menos el primer libro, no ha colmado para nada las expectativas que tenía puestas en él.

El mayor problema que le he encontrado es que es muy repetitivo. Casi todo el libro consiste en Todd y en Viola corriendo de un lado para otro, con las mismas descripciones de los bosques, el río, y los caminos una y otra vez. Luego se van encontrando a los mismos enemigos, ambos caricaturas, todo el rato: Prentiss Jr y Aaron, que es un peñazo, y prácticamente sucede lo mismo cada vez que se los encuentran (además es como estos malos de pacotilla de pelis de terror, que sobreviven de forma imposible para aparecer de nuevo y dar un susto final). Como narrador Todd no es demasiado interesante, porque no sabe nada así que continuamente se está haciendo las mismas preguntas (me gustó mucho más el capítulo especial de Viola que viene al final del libro). Y luego está el tema de descubrir la verdad sobre todo lo que ha pasado, que es lo más interesante, pero el autor se las ingenia para ir retrasándolo con motivos que resultan absurdos y frustrantes, como es el tema del diario de la madre de Todd; una vez que sabe que Viola sabe leer, no tiene ningún sentido que tarden tanto en leerlo como lo hacen.

También cuesta un poco acostumbrarse al lenguaje, ya que no es un inglés al uso; el idioma ha evolucionado de modo que muchas palabras se escriben diferente, como creechers en vez de creatures, o twitx en vez de between y cosas así. Quitando eso no es un inglés muy complejo, es un libro juvenil al fin y al cabo, pero sí es una narración que puede hacerse un poco pesada por la forma de pensar de Todd, que es un personaje bastante soso y que no cae especialmente bien.

No todo es malo, claro está, de este libro me gustó la evolución de Todd a partir de la relación que establece con Viola, y cómo se va dando cuenta de que puedes conocer a una persona sin necesidad de escuchar sus pensamientos continuamente. El mundo está bien construido, Ness escribe muy bien, el planteamiento me pareció bastante único, y el cliffhanger al final del libro está muy logrado. Mayor Prentiss parece un personaje bastante intrigante y tengo ganas de saber cómo se desarrollará la historia en las dos siguientes entregas.

De modo que en sí The Knife of Never Letting Go no es un libro especialmente destacable, y menos con todo el bombo que se le ha dado, pero tengo fe que al ser más introductorio los dos siguientes me dejen con mejor sabor de boca.

Nota: 6'75

martes, enero 10, 2017

El Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares

El Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares es el primer libro de una trilogía escrita por Ransom Riggs, que ha tenido mucho éxito y que el año pasado estuvo en boca de todos tras el estreno de la adaptación a película dirigida por Tim Burton con Eva Green en el papel de Miss Peregrine.

El protagonista de la historia es Jake, un adolescente que siempre ha estado muy unido a su abuelo. Cuando era pequeño, este le contaba increíbles historias sobre un orfanato en el que vivió en el que convivía junto a un puñado de niños de lo más pecularies: niños que podían levantar rocas con una sola mano, niños invisibles, niñas que volaban o que podían generar fuego con sus manos. Ese lugar, le contaba, era un refugio que les protegía de malvados monstruos que andaban tras el acecho de estos niños tan especiales. Cuando se fue haciendo mayor, por eso, Jake se dio cuenta de que las historias de su abuelo no eran más que invenciones; incluso las fotos que probaban que lo que decía eran verdad estaban probablemente trucadas.

Hasta que un día su abuelo muere en misteriosas circunstancias; la policía lo achaca al ataque de un animal salvaje, pero Jake está convencido de que vio a un monstruo matar a su abuelo. Cuando las últimas palabras de este le animan a que descubra toda la verdad, Jake hará un viaje hasta la isla donde se encuentra el orfanato del que le habló su abuelo para atestiguar de una vez por todas si esas historias eran ciertas o no.

En cuanto empecé a leer este libro me di cuenta enseguida de por qué Tim Burton lo había escogido para llevar a la gran pantalla, porque me recordó mucho a otra de sus adaptaciones, Big Fish. Como en aquella, tenemos a un chico que de pequeño estaba fascinado por las historias que le contaba un familiar, en este caso su abuelo en vez de su padre, y que pensaba que este era el hombre más molón del mundo entero que llevaba una vida de ensueño, llena de viaje, y aventura y peligros. Pero al hacerse mayor, uno se da cuenta de que todas esas historias fantásticas no pueden ser verdad; puede que tengan un punto de ciertas, pero está claro que hay mucha exageración y adorno en ellas.

Realmente eso es lo que más me gustó de este libro, la incertidumbre sobre si había algo de verdad en esos relatos tan fantásticos o realmente su abuelo se lo inventó todo para superar el trauma de haber perdido a su familia durante el holocausto, sumado a la experiencia luchando contra los nazis en la guerra. El componente psicológico es muy interesante, como es la diferencia entre la relación del abuelo de Jake con su padre y su nieto, el saber que no tristemente no le conocían en absoluto o los problemas de Jake en distinguir su propia realidad después de la muerte de su abuelo. La verdad es que una vez se descubre que, como es obvio, todo era verdad y esos niños tan peculiares realmente existen, el libro pierde bastante la gracia.

Jacob y Emma

Hacia la mitad del libro la cosa empieza a decaer, y toda la parte de Jake encontrando su hueco entre los niños peculiares, comprendiéndose por fin a sí mismo, descubriendo la amenaza de esos monstruos que realmente van detrás de ellos y su romance con Emma no es nada especial y es excesivamente juvenil para mi gusto, algo que en la primera mitad no era tan palpable. El plot twist tampoco es gran cosa, así como el enfrentamiento final, y básicamente te das cuenta de que al ser el primero de una trilogía este libro es bastante introductorio, así que no me dejó del todo satisfecha.

Y en serio... ¿Ni una llamada a su madre? Dude...

Pero se agradece que el libro tenga un punto oscuro y las fotos que acompañan al relato son geniales de lo inquietantes que llegan a ser, más que las descripciones en sí. ¡Si fuera una cría leyendo esto seguro que esas fotos me daban pesadillas!

Así que El Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares es un libro entretenido y creo que es muy buena opción para el público más joven que busque una aventura de chicos especiales e incomprendidos que de repente encuentran su lugar en el mundo más allá de Harry Potter, pero para un adulto se queda un poquito corto.

Nota: 6'5 


sábado, enero 07, 2017

Descansa en Paz

Déjame Entrar es una pasada. En su primera novela John Ajvide Lindqvist logró darle una vuelta de tuerca al manido género vampírico y demostró el talento que tienen los escritores nórdicos para crear historias que te atrapan en su lograda ambientación, haciéndote sentir en tus huesos el miedo, la anticipación y, sobre todo, ese frío que te envuelve y no te suelta.

De modo que tenía muchas ganas de comprobar si el autor sería capaz de hacer lo mismo con el género zombi, así que cogí Descansa en Paz, su segundo libro, con mucha ilusión... y me llevé el chasco porque se queda muy, muy lejos de Déjame Entrar.

Es 13 de agosto en Estocolmo, hace un calor realmente inusual y algo extraño está pasando: la gente no puede apagar ni las luces ni ningún aparto eléctrico. Cuando por fin pasa este extraño fenómeno y todo parece volver a la normalidad, sucede algo todavía más terrible: los muertos se han levantado y quieren volver a casa.

El libro sigue a tres familias afectadas por este fenómeno. Tenemos a David, un humorista, que acaba de perder a su esposa Eva, una de las fallecidas más recientes en despertar, y que no sabe cómo explicárselo a su hijo pequeño, Magnus. Luego tenemos a Elvie, una anciana, y su nieta Flora, una adolescente aficionada al Resident Evil, que siempre han padecido una intensa sensibilidad extrasensorial que se ve magnificada después de dichos sucesos. Tras recibir la visita de su marido muerto, Elvie, una cristiana devota, cree que ha llegado el fin del mundo que vaticina la biblia y quiere hacer algo antes de que sea demasiado tarde. Flora, que rechaza todas esas creencias, solo desea que todo cambie para siempre. Y finalmente tenemos a Mahler, un periodista, y su hija Anna, destrozados tras la muerte del pequeño Elias, el hijo de esta. Haciendo caso omiso de las medidas del gobierno, Mahler desentierra a Elias, o lo que queda de él, y deciden esconderlo.

Además de la narración desde este grupo de personas, también se van intercalando recortes de prensa, fragmentos de programas de televisión y radio y comunicados oficiales en los que atisbamos cómo reacciona Estocolmo después de un suceso de tal magnitud.

El libro empieza genial, las cosas como son. Cuando empiezan a despertar los muertos es muy intrigante y te deja con ganas de saber cómo reaccionarán sus seres queridos, qué consecuencias acarreará para la sociedad y qué medidas tomará el Gobierno para controlarlo. Por ejemplo las partes con el pequeño Elias son espeluznantes, cuando su abuelo va a buscarlo, sin atreverse del todo a tener esperanza de que haya despertado y empieza a oír los arañazos en el ataúd, hasta que por fin lo saca y se encuentra algo que no se parece en nada al nieto que él recordaba. En algunos puntos recuerda a Cementerio de Animales de Stephen King.

Pero, lamentablemente, después de un inicio tan prometedor el libro se desinfla como un globo. Y el mayor problema que tiene es que no acaba de estar claro qué pretendía hacer el autor: si escribir una novela de terror, si escribir un drama sobre cómo te golpea la muerte de un ser querido y lo difícil que es de aceptar, o un estudio sobre cómo reaccionaría la sociedad de una ciudad como Estocolmo si de repente se levantaran sus muertos. Puede que quisiera mezclar las tres cosas, pero al hacerlo ninguna de las tres termina por despegar y por eso el libro pierde fuelle.

Tampoco ayuda que las tres historias no sean igual de interesantes. La mejor es la de Mahler y su hija y nieto, pero hacia el final Mahler pierde toda la utilidad y la historia pierde todo el interés que tenía. La de David y su mujer es correcta, y tiene el momento del conejo que es impactante, y la de Elvie y Flora es bastante insulsa, además tiene toda la parte de Peter que realmente no tiene ningún propósito dentro de la trama global y no aporta nada de nada. 

En general el libro no está bien resuelto, la historia de Flora y Elvie tiene un final muy abrupto y las otras dos tiran por lo fácil, así que cuando te lo terminas te deja la sensación de que el libro se quedó a medias y que el autor no sabía bien cómo cerrarlo. Y como libro de zombis tampoco es especialmente reseñable porque los muertos vivientes no hacen casi nada, así que salvo un par de escenas no podría decirse que estemos ante un libro de terror. Y no sé si seré la única, pero el hecho de que estuviera ambientado en agosto y en plena ola de calor le quita mucho encanto a situar la historia en Suecia, la verdad.

Realmente decepcionante.

Nota: 5'5