lunes, diciembre 26, 2016

Speak Its Name

Hubo una época en la que me compraba cualquier cosa que tratara sobre romance entre hombres. Y luego lo dejaba en la estantería sin leer porque sí (tbf, eso lo hago con casi todos los libros que me compro, aunque este año he mejorado bastante en ese aspecto).

Ahora sigo comprando libros sobre romance entre hombres, por supuesto (aunque soy un poquito más selectiva y miro reseñas primero) y estoy intentando leerme todos los que me compré hace años, así que me decidí a hincarle el diente a Speak Its Name, del que no sabía nada excepto que era romance gay histórico (lo cual ya es suficiente, la verdad...).

Speak its Name es una recopilación de tres relatos obra de tres escritoras que se prodigan mucho en este tipo de literatura: Charlie Cochrane, Lee Rowan y Erastes.

La primera historia se titula Aftermath por Charlie Cochrane y está ambientada en la Universidad de Oxford en 1920. Edward Easterby es un apuesto muchacho, algo recluido y solitario, que lleva tiempo admirando desde la distancia a Hugo Lamont, deportista, popular, guapísimo. Edward no sabe que Hugo también se ha fijado en él, hasta que un encuentro accidental desvela los sentimientos de ambos. Pero Hugo, que se siente terriblemente culpable después de su única experiencia homosexual, tiene miedo de dejarse ir con Edward.

Sin duda es la historia más floja del libro. Es la más corta, además, por lo que no hay desarrollo ninguno ni de los personajes ni de la historia en sí, que es muy típica y cliché: básicamente son los dos personajes hablando de lo complicado que es mantener una relación homosexual en esos tiempos, con los temores a ser descubiertos de historias ambientadas en estas épocas. Diría que parece un fanfic pero hay fanfics muchísimo mejores que eso. Los dos personajes son muy sosos y simplones, con muy poca personalidad, y su romance es bastante descafeinado, Además, es la única historia sin sexo, o sea que ni eso nos llevamos. 

Pero me gustó que Hugo se diera cuenta de que con Edward es muy diferente a su otra experiencia porque cuando hay sentimientos y lo haces con una persona a la que quieres y te quiere, el sexo es otra cosa. ESE es mi kink, people. Sexo con amor, con cariño y con respeto.

La segunda historia es Gentleman's Gentleman, obra de Lee Rowan, y está situada en 1891. Lord Robert Scoville, un atractivo, inteligente y ex-militar condecorado, se dirige a Vienna junto a su fiel sirviente Jack Darling en una misión secreta de la corona que no ofrece demasiadas complicaciones, en apariencia. Hasta que Scoville es atacado en el tren y se verá envuelto en una conspiración en la que se reencontrarán con un viejo amigo y gracias a la cual saldrá a relucir el intenso deseo que sienten Robert y Jack el uno por el otro.

Esta es la mejor historia con diferencia, porque no solo trata del romance entre Robert y Jack sino que ofrece una entretenida trama de espías y un misterio bastante apañado. La ambientación es muy buena y la autora hace muy buen trabajo con los dos personajes, alternando entre los puntos de vista de ambos y ofreciendo una buena explicación a por qué nunca han dado el paso cuando ambos están enamorados del otro desde hace una década. Pese a que es una historia corta el tratamiento de las dificultades de una relación entre ellos no solo por ser dos hombres sino también por ser amo y sirviente es bueno y creíble, y vale mucho esperar el momento en el que por fin se juntan. La verdad es que se me hizo muy corta y me hubiera gustado leer un poco más de Robert y Jack, porque me gustaron mucho los dos y todavía más cuando se convierten en una pareja, muy sexy.

Creo que tengo un libro de esta autora por casa, lo pondré arriba en la pila de para leer.

La tercera y última historia es Hard and Fast de Erastes. Después de volver de la guerra contra Napoleón, Geoffrey Chaloner es presionado por su padre para contraer matrimonio con una chica de buena familia lo antes posible. Y su padre ya tiene a la candidata perfecta: la joven y tímida Emily Pelham. A Geoffrey nada le apetece menos que ponerse a cortejar a una mujer que le causa indiferencia, pero todo se complica cuando conoce al primo de Emily, Adam Heyward, quien despierta en él algo que no había sentido nunca antes.

Esta historia está bien, a secas. Creo que se queda corta en lo que propone, porque el final es un poco abrupto desde que Geoffrey y Adam se pelean hasta la decisión final, y es un poco demasiado insta-love para mi gusto. La trama en sí no está mal y Erastes escribe bien, así que tengo fe en que una historia más larga de ella me gustará más. Creo que también tengo alguna otra cosa de esta autora por casa.

En resumen, este libro vale la pena especialmente por la segunda historia. La primera no aporta nada y la tercera tiene sus momentos, pero me alegro de haberlo leído principalmente por haberme descubierto a Lee Rowan, de la que seguro leeré más en el futuro.

Nota: 6'5